ads

Poza Rica, Ver.- Pese a que la Secretaría de Salud anunció que los médicos cubanos se unirían al trabajo que estaban realizando los médicos para combatir el COVID-19, los profesionales de la salud del hospital regional denunciaron que los recién contratados por el gobierno federal no han tenido la productividad anunciada.
De acuerdo a los especialistas, ninguno de los 17 médicos cubanos ha aceptado ingresar a las áreas donde atienden a pacientes con COVID-19. Testimonios de los médicos indican que sólo acceden a dar consulta de seguimiento a los que ya fueron dados de alta, por lo que en sí, no representan gran ayuda.
“Ganan en dólares, no quieren trabajar, y la verdad no saben mucho, con decirle que no saben ni ponerse el equipo de protección personal”, dice un médico que lamenta el que no se le haya dado la oportunidad a compañeros que ya están listos para ingresar al campo laboral y simplemente no se les toma en cuenta.
Refieren que incluso en el hospital regional hay trabajadores que sólo cubren suplencias y llevan más de 8 años esperando un contrato, por lo que se les hace injusto que los médicos extranjeros tengan un lugar privilegiado, si ni siquiera han demostrado tener mejores conocimientos. Ninguno de ellos es especialista como prometió la Secretaría de Salud, denunciaron.
Además, señalan que es mentira que con la asignación de contratos a estos médicos se reforzaría la atención al COVID, porque la realidad es que en el caso de Poza Rica, no se han atrevido a entrar a la llamada “línea de batalla”, eso sin contar que se niegan a seguir los protocolos.
“Dirán lo que dirán, pero los médicos de aquí, y más los de la UV, son una chingonería, aunque el gobierno se empeñe en opacarlos, aquí hay mejores y fueron relegados, a ellos no los tomaron en cuenta”, sentencia un galeno que también labora en el turno de la noche en el HR-PR.
Hasta el momento no hay información sobre el convenio entre México y Cuba para la contratación de estos trabajadores de los que sólo se sabe, estarán por 3 meses y se les paga alimentación y hospedaje, además de un salario en dólares. Sin embargo, los trabajadores de la SSA insisten en que el gobierno podría tener entre sus planes otorgarles un empleo permanente, y en caso de ser así, sería un error grave que además va en contra de las promesas del gobierno federal cuando sostuvo que todos los trabajadores del sector salud serían basificados.

ads