Las precipitaciones registradas en diversos departamentos de Bolivia han dejado al menos cuatro mil 436 familias damnificadas que han tenido que abandonar sus viviendas por inundaciones o deslizamientos, informaron en un comunicado, autoridades locales.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, dijo que se han destinado 52 toneladas de ayuda humanitaria para esas familias y que se mantienen los niveles de alerta porque los informes de meteorología indican que las lluvias se prolongarán hasta marzo próximo.