• Una estrategia de crecimiento agresiva, respaldada por la demanda estadounidense de metanfetamina, heroína y fentanilo

VERACRUZ.- El Puerto de Veracruz figura en la ruta que la mafia asiática opera con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), para introducir a México precursores químicos desde China y otras partes de América Latina. 
De acuerdo con el informe “México: Organized Crime and Drug Trafficking Organizations”, del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos y actualizado hasta julio de 2020, los esfuerzos del grupo criminal para dominar puertos clave en las costas del Pacífico y del Golfo le han permitido consolidar el suministro mundial de estupefacientes.  
En particular, detalla el documento del Congreso de Estados Unidos, el CJNG afirmó el control del Puerto de Veracruz. 
El mantener bajo su control a Veracruz y otros puertos estratégicos del país, refiere el informe de las autoridades de Estados Unidos, le ha permitido al Cártel de Nemesio Oceguera, alias “El Mencho” o “El Señor de los Gallos”, apuntalar una estrategia de crecimiento agresiva, respaldada por la demanda estadounidense de metanfetamina, heroína y
fentanilo. 
Aunque el documento no precisa la relación entre la mafia china y el CJNG, hay fuertes sospechas de que mantienen una alianza para, además del Puerto de Veracruz, infiltrarse en Tuxpan y Coatzacoalcos. De acuerdo con el especialista en temas de seguridad y narcotráfico, Ricardo Ravelo, la mafia china, valiéndose de una empresa asentada en Costa Rica, movió cocaína en mares de Veracruz al interior de tiburones congelados y envió cargamentos ilegales a
Estados Unidos y a Asia.  
“Estaban moviendo droga a través de tiburones, exportando tiburones, exportando (en el Pacífico) a la vaquita marina”, sostuvo Ricardo Ravelo.  
La droga provenía de bodegas en Centroamérica, llegaba a Yucatán y se desplazaba por aguas del Caribe y Golfo de México, entre ellas las de Veracruz, para luego partir a Florida, Estados Unidos. 
“Confirmó el área de aduanas que una empresa que opera en Costa Rica había infiltrado a la aduana de Tuxpan y a la aduana de Puerto Progreso, Yucatán. Este grupo que operaba allá, en Costa Rica, estaba relacionado, a su vez, con una organización criminal china”,
aseveró Ravelo.