El Canciller Marcelo Ebrard aseguró que en un breve saludo con el Presidente Donald Trump éste se mostró “amable” y con un gesto aceptó las preocupaciones de la delegación mexicana en materia de control de armas.

“Saludé 10 minutos a Donald Trump”, contó el funcionario y aceptó que el Presidente “fue amable”.

“Sí fue un gesto de ver con buenos ojos lo que estamos haciendo y de  ‘vamos poner atención en lo que les preocupa’”, narró.

Sobre este tema defendió la instalación de un grupo binacional cuyo objetivo será contabilizar  cuántas armas al mes provienen ilegalmente de Estados Unidos y hacer en México la verificación de cómo entraron. “Ese trabajo no se ha hecho, nunca se han estado reportando mensualmente”, aseguró.

Reiteró que México no aceptará convertirse en tercer país seguro. “Ellos lo saben, seguiremos conversando y no estimamos una medida diferente a la que se plantearon desde julio [en materia de migración].

Esta tarde concluyó una reunión con reunión con el Vicepresidente Pence, los secretarios Pompeo y McAleenan, el consejero legal y asesor del Presidente Trump, Pat Cipollone y Jared Kushner.