Más de mil bomberos y 14 aeronaves combaten un incendio forestal en el distrito de Castelo Branco, al noreste de Lisboa, Portugal.


Mientras las temperaturas alcanzaban casi 40 grados Celsius (104° Fahrenheit) por la tarde y los vientos comenzaban a soplar con más fuerza, el incendio que fue prácticamente controlado durante la noche retomó fuerza en algunas zonas. Enormes columnas de humo negro aparecieron en el horizonte por tercer día consecutivo.