Yanga.- El gimnasio “Mover a México”, que costó 14 millones de pesos y que fue inaugurado hace un año ocho meses, se está cayendo a pedazos.

Construido por el exalcalde del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Gerson Morales Villanos, la obra es ahora un “monumento a la corrupción” y en la mira del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis).

El 30 de diciembre de 2017, el exalcalde, acompañado por la exdiputada federal priista, Lilian Zepahua García, inauguraron el gimnasio-auditorio, en el cual se contemplaba albergar a por lo menos mil 300 personas y realizar competencias de básquetbol y voleibol.

Hoy, a menos de dos años, el lugar luce abandonado, deteriorado y cayéndose a pedazos debido a la mala calidad de los materiales con los que fue construido.

De la empresa que realizó la obra no se sabe nada, la pasada Administración no dejó expediente alguno sobre esta obra; el Orfis comenzó una investigación, pero a la fecha no ha dado los resultados sobre lo que a simple vista es un daño patrimonial millonario.

“Taller de Soldadura y Balconería el Pijul” y “Murver”-quien ha participado en otros proyectos a nivel regional-presumen haber participado en la construcción del gimnasio-auditorio; aunque legalmente no hay un responsable.

La duela ha comenzado a levantarse, las paredes ya tienen fisuras, el techo se desprendió con uno de los vientos del pasado mes e hizo que el letrero principal colapsara. 

No obstante, jamás hubo un contrato de luz con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por lo