Al asegurar no contar con el apoyo de las autoridades de la Secretaría de Educación, una madre de familia denunció que su hija de 13 años de edad fue víctima de agresiones físicas por parte de sus compañeros de clase, e incluso sus maestros, en la secundaria Federico Berrueto Ramón.

La agresión hacia Mía Julianne se suscitó en el plantel el pasado martes, cuando la madre de familia acudió por la papelería de la menor, quien fue removida a otra escuela junto a otra compañera, por problemas entre ambas.

“La sujetan 3 maestros para que las demás jóvenes, más de 30, la agredieran”, afirma la denunciante; ese día fuimos por su papelería. “El problema empezó el 26 de febrero cuando se subió un video de cinco estudiantes besándose entre sí en la escuela y dijeron que había sido mi hija la que lo había publicado”, comentó María de la Luz Heredia Delgado.