Ni las informaciones ni las conjeturas cesan en los medios españoles sobre el posible paradero del rey emérito Juan Carlos I de España, por ahora desconocido públicamente, cuando se cumple este lunes una semana del anuncio de irse a vivir al extranjero durante un tiempo indeterminado.

En cualquier caso, su seguridad “concierne al Estado español”, precisó hoy el Ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska, de visita oficial en Argelia, al ser preguntado por la prensa, aunque sin dar más detalles.

El anterior Jefe del Estado comunicó a su hijo, Felipe VI, la “meditada decisión” de trasladarse fuera de España ante la repercusión pública de “ciertos acontecimientos pasados” de su vida privada (en referencia a supuestos actos de lavado de dinero), informó la casa real española hace 7 días.