Un grupo de científicos estadounidenses sugiere en una nueva investigación que el Tyrannosaurus rex no era un gran corredor, como se creía anteriormente, sino un caminante súper eficiente a velocidades más bajas.

El estudio, publicado este miércoles en la revista Plos One, explica que a diferencia de los dinosaurios pequeños, que necesitaban desplazarse velozmente para cazar, los grandes depredadores como el Tyrannosaurus rex (T-Rex) sólo necesitaban caminar con “eficiencia energética”, a bajas velocidades, para atrapar a su presas.