Guadalajara.- Su primer contacto con la cancha es inmediato. Benjamín Galindo llegó a Verde Valle minutos después de que el holandés John van’t Schip abandonará las instalaciones. El nuevo técnico de Chivas se pone el pants azul. Lleva en el costado izquierdo el escudo del Rebaño Sagrado. Salta al campo con sus jugadores.

Durante su primera práctica habla con los futbolistas rojiblancos. Da indicaciones. Ordena un interescuadras. Se ve contento. Es el regreso a la que llama su casa, de donde salió despedido por Jorge Vergara en 2005. Hoy, vuelve a sólo dos días de debutar en el Clausura 2013, pero asegura que eso no será pretexto.

“Para mí, si hubiera estado 30 días antes no podría cambiar tanto, lo digo sinceramente y se verá el domingo (contra Toluca). No hay excusa, yo agarro el equipo tres días antes con mucho gusto y no tendré excusa de tiempo o que no elegí el equipo”, señala el estratega, después de la práctica, durante su presentación oficial.

AGENCIA