Hasta 73 países han advertido de que corren el riesgo de agotar sus asistencias de medicinas antirretrovirales para tratar a los afectados por el virus VIH y el Sida, y la situación es especialmente grave en 24 de ellos, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se calcula que unos 8.3 millones de personas se benefician de los antirretrovirales en los 24 países más afectados, lo que representa un tercio de todas las personas que reciben tratamiento para el VIH en todo el planeta, destacó la OMS en un comunicado.

La escasez se debe principalmente al bloqueo de los transportes aéreos y terrestres causado por las medidas preventivas contra la COVID-19, a lo que se añaden las menores posibilidades de acceso de los pacientes a tratamientos debido a las medidas de confinamiento y distanciamiento físico también relacionadas con la pandemia.