Las llegadas internacionales cayeron un 72 por ciento en los primeros diez meses de 2020 ante las restricciones a los viajes, la poca confianza del consumidor y la lucha mundial por contener el virus de la COVID-19, según los datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Esta caída ha supuesto que los destinos recibieran 900 millones menos de turistas internacionales entre enero y octubre, frente al mismo periodo de 2019, lo que se traduce en una pérdida de 935 mil millones de dólares en ingresos por exportaciones del turismo internacional y una pérdida diez veces superior a la que se produjo en 2009 como consecuencia de la crisis económica mundial.

A la luz de los datos actuales, la OMT prevé un descenso de entre el 70 y el 75 por ciento en llegadas internacionales para el año 2020 en su conjunto.