CDMX.- El doctor Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, dijo que la suspensión de los ensayos de AstraZeneca se debe a un “problema de médula espinal”.

“Tener una suspensión del ensayo clínico, como ha pasado con AstraZeneca, a partir de ayer, debido a un solo evento adverso grave, no es algo sin precedentes“, dijo Collins ante la Comisión de Salud del Senado este miércoles.

“Esto ciertamente sucede en cualquier ensayo a gran escala en el que decenas de miles de personas han participado, y algunas de ellas pueden enfermarse, y siempre hay que intentar averiguar si es por la vacuna o si iban a contraer esa enfermedad de todos modos», dijo Collins.

“Y con mucha precaución, en un momento como este, se suspende, investiga cuidadosamente para ver si alguien más que recibió esa vacuna o alguna de las otras vacunas pudo haber tenido un hallazgo similar de un problema de la médula espinal”, explicó Collins.

Y agregó que, “esto debería ser tranquilizador para todos», ya que muestra el «enfoque primero en la seguridad”.

Los eventos adversos comunes en los ensayos de vacunas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor en el lugar de la inyección y dolor muscular.

Tanto los reguladores como las empresas han estado trabajando para garantizar que las personas confíen en el proceso de autorización de vacunas. La Administración de Medicamentos y Alimentos de EU (FDA, por sus siglas en inglés) debe otorgar una autorización de uso de emergencia o una aprobación total a cualquier vacuna antes de que pueda distribuirse en el país.

AstraZeneca se unió a otras ocho compañías para firmar un compromiso por el que prometen no buscar una aprobación gubernamental prematura para ninguna vacuna contra el coronavirus. Se comprometieron a esperar hasta tener datos adecuados que muestren que cualquier vacuna potencial funciona de manera segura.

“Nosotros, las compañías biofarmacéuticas abajo firmantes, queremos dejar en claro nuestro compromiso continuo de desarrollar y probar vacunas potenciales contra el covid-19 de acuerdo con altos estándares éticos y principios científicos sólidos”, se lee en el comunicado. Fue firmado por los directores ejecutivos de AstraZeneca, BioNTech GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, Merck, Moderna, Novavax, Pfizer y Sanofi.

“Creemos que este compromiso ayudará a garantizar la confianza del público en el riguroso proceso científico y normativo mediante el cual se evalúan las vacunas para covid-19 y, en última instancia, se pueden aprobar”, agregaron.

Danos tu Opinión:

Te recomendamos leer: