Acultzingo.- Tras sofocar al 100 por ciento el incendio de cuatro días en el ejido Rincón Rastrojo, la demanda de pobladores es que la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) los apoyen con árboles para reforestar las 270 hectáreas de bosque dañadas.

Desde el domingo pasado con machetes y azadones, habitantes de forma voluntaria se sumaron a las jornadas largas de día y noche para apagar el fuego que consumió decenas de árboles de encino.

Su petición ahora es obtener recursos para sembrar árboles de diversas especies en las zonas dañadas, con lo que pretenden evitar deslaves como los ocurridos el año pasado en el cerro El Coyote, que también fue afectado por incendios.

“Nuestra mayor preocupación ya pasó, con el apoyo de nuestra gente y de la Conafor, Sedema, Sedena y de Protección Civil lo logramos sofocar, ahora el siguiente trabajo es reforestar la zona dañada para evitar otra desgracia como la que ocurrió el año pasado”, expresaron.