Córdoba.- En estos tiempos de emergencia por la pandemia del Coronavirus, el rito religioso de Viernes Santo fue totalmente diferente; la multitud que hace un año acompañó a Jesucristo en su Pasión, Muerte y Resurrección está en su casa por disposición de las autoridades de Salud, para evitar contagios del Covid-19.
Por primera vez, inició con un acto piadoso de Vía Crucis en la colonia San Cristóbal para continuar su recorrido de las 14 estaciones bajo los intensos rayos del Sol y contados feligreses.

“Ordinariamente no es así; hoy el Señor reposa, no sale más que para la adoración de la cruz en la tarde; sin embargo, la situación especial que estamos viviendo también nos pide una presencia especial del Señor, en estos tiempos difíciles tenemos que hacer patente a Jesucristo que es nuestra esperanza y fortaleza en todo momento de nuestra vida. Hoy nos acompaña recorriendo sus propios pasos”, dijo el sacerdote de la parroquia San Juan Bosco.