CDMX.- Para cumplir la promesa de campaña de Andrés Manuel López Obrador para que nadie gane más que el Presidente de la República, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 433 votos a favor, 9 en contra y una abstención, en lo general, la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, la cual haría que ningún político gane más que el Presidente de México, incluyendo los exmandatarios.

El proyecto considera asimismo una adición al Código Penal Federal para tipificar el delito de remuneración ilícita a los servidores públicos y sancionarlo hasta con 14 años de cárcel y multa equivalente a 3 mil días de salario mínimo.

Las bancadas del PRI, PAN, MC, PRD y PVEM votaron a favor en lo general, pero reservaron en conjunto para su discusión en lo particular la totalidad de los artículos, por considerar necesario rectificar inconsistencias, anacronismos y hasta vicios de inconstitucionalidad en la minuta, tras siete años en la “congeladora” legislativa.

Además, en la iniciativa de la Ley de Austeridad Republicana se define que quedarán prohibidas las pensiones de retiro a los jefes del Ejecutivo Federal, y sólo tendrán acceso a las que determine el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste).

Se dijo que la prestación otorgada a los exmandatarios no es un caso de abuso de poder.

Establece que todos los servidores públicos de la Federación recibirán los beneficios del sistema público de seguridad social correspondiente. También se busca eliminar los “haberes de retiro” y regímenes especiales de jubilaciones y pensiones, así como la contratación de seguros de gastos médicos mayores, de separación individualizada o colectiva por parte de los entes públicos federales.

Se busca no crear plazas adicionales a las autorizadas en el Presupuesto de Egresos de la Federación ni se aumentarán sus dotaciones y la contratación de servicios personales por honorarios, sólo procederá en casos excepcionales y plenamente justificados.