Monterrey.- La alcaldesa Margarita Arellanes Cervantes reveló que desde noviembre anterior la PGR restituyó sus derechos a los propietarios del Casino Royale, por lo que rechazó injerencia en el retiro de las 52 cruces en el inmueble.

En conferencia de prensa, la munícipe recordó que al ser asegurado lo que fue el centro de apuestas, policías regiomontanos vigilaron el sitio, pero los retiraron hace poco más de un mes por la decisión federal.

“La PGR es quien tiene que determinar bajo qué condiciones se les está regresando la posesión, uso goce y disfrute a los propietarios (del casino)”, manifestó.

A raíz de lo anterior, las 52 cruces que recordaban a las víctimas del casino Royale fueron retiradas del sitio, ante el desconcierto de sus deudos que piden una explicación a las autoridades.

 

AGENCIAS