Bandas dedicadas al robo de trenes en México han dejado pérdidas de aproximadamente de 12 mdp al año.

Entre los Estados más afectados se encuentran Veracruz, Tlaxcala y Puebla.