El histórico desplome de los precios del petróleo que se está viviendo estas semanas ha llegado a marcar hitos inimaginables hasta hace bien poco. El West de Texas se desploma un 300 por ciento y cotiza en negativo. Y Canadá, un país que produce algunas variedades muy complejas de usar, ha marcado el que puede ser el récord hasta ahora: uno de sus tipos, el Edmonton C5, llegaba a pagarse a -4.68 dólares por barril en la apertura. Es decir: si te ofreces a llevarte un barril de ese crudo a casa, te pagan más de cuatro dólares por las molestias.

Las cifras tienen sentido si se tiene en cuenta que esa variedad, al ser muy pesada y requerir de diversos procesos de refinamiento para ser utilizada, siempre se vende con descuento respecto al precio base estadounidense, el West Texas (WTI). En 2018, el Edmonton C5 llegó a ofrecerse con un descuento de 19.50 dólares por barril. Y dado que el WTI ha cotizado este lunes en negativo, es normal que el Edmonton C5 se pague ahora a cuatro dólares negativos. Pero no deja de ser algo increíble.