La Navidad

CDMX.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador concluyó su gira por el estado de Tamaulipas con un discurso que duró menos de cinco minutos debido a las protestas de la gente que se encontraba en el evento y donde el principal reclamo vino del Gobernador Francisco Javier Cabeza de Vaca, quien le pidió intervenir en el conflicto del agua.

“Voy a ser breve porque hay mucha pasión, se movilizaron mucho aquí en Nuevo Laredo y tenemos que cuidar lo de la pandemia, que no haya contagios”, dijo el Presidente en medio de gritos. “Entre menos tardemos juntos es por ahora mejor, evitar contagios y mantener la sana distancia”.

Al presentar las acciones de mejoramiento urbano desde Nuevo Laredo, Tamaulipas, López Obrador se comprometió a seguir trabajando para beneficio de los tamaulipecos y reconoció las diferencias que tiene con el Gobernador panista de la entidad.

“Quise estar aquí para entregar estas obras que se hicieron en beneficio de las colonias de quienes viven en las zonas marginadas de Nuevo Laredo. Lo mismo se llevó a cabo en Matamoros y Reynosa. Se invirtieron mil 500 millones de pesos en estas obras que tiene como objetivo que la gente pueda participar en las actividades recreativas porque de esta manera se atiende a los jóvenes. Vamos a seguir trabajando en Tamaulipas. Es de dominio público que tenemos diferencias con el gobierno del estado, pero independientemente de estas diferencias tenemos que poner por delante el interés de todos”, mencionó López Obrador en un breve discurso que duró 3:51 minutos, de los más cortos que ha pronunciado como Presidente.

Minutos antes, el Gobernador Cabeza de Vaca salió en defensa de los agricultores del estado de Tamaulipas y pidió al Presidente intervenir en el conflicto que mantienen los estados fronterizos.

“Vamos a luchar por la legalidad, por nuestra tierra, por nuestra gente y esto me da pie para hablar de un tema que ha generado serios problemas en la frontera y que puso en riesgo el acuerdo con Estados Unidos de 1944, que si bien es cierto que ya se resolvió al entregar el agua, también es cierto que quienes estamos en el Río Bravo, que es el sistema de riego más grande de todo el país y donde dependen más de 70 mil familias, el año pasado solo recibieron el 46 por ciento del agua que les correspondía para sus cultivos”, detalló el Gobernador de extracción panista y uno de los 12 integrantes de la Alianza Federalista.

Cabeza de Vaca señaló que Tamaulipas está en riesgo de no recibir agua y es por eso que pidió al Presidente su apoyo y respaldo.