Tabasco se convirtió en la segunda entidad del país en prohibir la venta de alimentos procesados y bebidas azucaradas a menores de edad. El hecho ocurre luego que el congreso local aprobara un dictamen que modifica las leyes de Salud, Educación y Hacienda Municipal.

La iniciativa fue presentada el pasado 13 de agosto por el Gobernador de la entidad, Adán Augusto López Hernández, y fue aprobada con 22 votos a favor, principalmente de legisladores del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), y ocho en contra.

El dictamen aprobado prohíbe en la entidad la “venta, distribución, donación, dádiva y suministro de bebidas azucaradas preenvasadas, bebidas azucaradas carbonatadas, golosinas y alimentos preparados con predominio de carbohidratos refinados y grasas vegetales en su forma sólida que contengan ácidos grasos hidrogenados en su forma trans, a menores de edad, así como su consumo en centros médicos y educativos”, señaló el congreso local en un comunicado.