Las acusaciones de narcotráfico en Estados Unidos en contra de Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional, se basan “en gran medida en pruebas circunstanciales, lo que reduce las posibilidades de que el Gobierno mexicano pueda llevar un caso en su contra o lo condene en un tribunal”, dijeron a The Wall Street Journal personas de ambos países que conocen el caso.

Salvador Cienfuegos Zepeda fue arrestado en octubre cuando llegaba a Los Ángeles a unas vacaciones familiares. Se le acusó de aceptar sobornos a cambio de proteger a líderes del narcotráfico. México protestó contra este arresto porque nunca fue informado que el militar de alto rango estaba bajo investigación, y Estados Unidos decidió retirar los cargos y devolver al General a México.

“Los fiscales federales de Estados Unidos insistieron en audiencias judiciales y presentaciones en que las pruebas eran sólidas contra el General retirado, quien desempeñó un papel destacado en la estrategia antinarcóticos de México cuando encabezó las Fuerzas Armadas [durante el sexenio de Enrique Peña Nieto]”, dice esta mañana The Wall Street Journalen una nota firmada por José de Córdoba, Santiago Pérez y Sadie Gurman.