Por Mauricio Flores /  columnista

Torcer la palabra presidencial

La promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador en materia de estabilidad macroeconómica es equilibrio fiscal, no más deuda y no mayores impuestos… sin embargo, en este último aspecto, los “duendes de escritorio” se colaron y metieron mano en el presupuesto elaborado por el equipo de Arturo Herrera y lograron una de sus metas mas preciadas: mayor gravamen a cigarros y refrescos que encarecería -según las primeras estimaciones- en cuando menos 10% el precio de dichos productos al consumidor.

Algunos miembros de ONG´s, que por años han pugnado por aumentar la carga fiscal a cigarros y refrescos, son ahora parte del gobierno especialmente a través de las entidades vinculantes al Consejo de Salubridad General a cargo de José Ignacio Santos. En su perspectiva de estos “duendes”, aumentar la carga reduce “la asequibilidad de estos productos”; pero para uno aumentar la tasa fiscal se optó aumentar la Cuota Específica ya sea por pieza de cigarro o litro de bebida endulzada bajo el argumento de una “actualización” de dicha cuota.

En el caso el cigarro se argumenta que no se “actualizó” en 8 años, por lo que el aumento irá del 10% al 42% según la marca. En el caso de los refrescos el aumento de la cuota específica es de 8.5% en un año cuando menos, es decir 5.1 puntos porcentuales arriba de la inflación (3.6%) de ese período. Por mayor Cuota Específica a cigarros se espera captar 4,917 millones de pesos adicionales en tanto que por el refresco se calcula captar 1,994.6 millones de pesos adicionales.

Como lo ha demostrado la experiencia, mayores impuestos no reducen por sí mismo el tabaquismo ni reducido la obesidad pero impactan a las personas de menores ingresos En el caso del tabaco, los mas beneficiados son los contrabandistas que venden productos apócrifos de ínfima calidad; en el caso del refresco, como ha documentado la AMPRAC que preside Antonio Guillén, el consumo no cede pero afecta a la gente de menores ingresos en zonas donde es precaria la disponibilidad de agua potable.

Y en ambos casos se tergiversa la palabra presidencial.

Ingenieros en pugna

Ayer se puso sabrosa la discusión en el Colegio de Ingenieros Civiles de México que encabeza Ascensión Medina: discutían si se suman o no a la convocatoria del jefe de la oficina presidencial, Alfonso Romo, para que participen como en calidad de especialistas honoríficos en asuntos relacionados en su materia (ingeniería civil) dentro del Consejo Nacional para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico. Los inges están divididos: todos recuerdan que hace el titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú, mandó a volar los estudios del CICM que validaban la continuación de los trabajos del hoy extinto NAIM dada con mucho mayor existencia de información precisa del polígono de Texcoco que sobre Santa Lucía. Pero por un lado están aquellos que buscan acomodarse a los nuevos tiempos y aquellos que no desean ser utilizados para aderezar decisiones oficiales por encima de lo que dicta la ciencia. Veremos.

Malta 100% México

La nueva es que la compañía francesa Malteurop, que encabeza Olivier Parent, llega a México con una planta maltera que levantará el Meoqui, Chihuahua, sumándose al primer ecosistema circular de la región que impulsa Heineken México al mando de Etienne Strijp para la producción de cerveza que para 2021 tendrá el suministro de 120 mil toneladas anuales de cebada germinada y tostada lista para dar paso a tan sabrosa bebida que por ahora libró ajustes o actualizaciones en la Miscelánea Fiscal 2020.

 mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano