• Fuerza Civil golpea a clientes de un bar y pretendían llevarse a gendarmes oaxaqueños

Cosolapa.- Un conato de enfrentamiento entre policías de Veracruz y Oaxaca provocaron elementos de la Fuerza Civil y de Seguridad Pública del Estado al invadir territorio oaxaqueño, entraron a una cantina, golpearon a los clientes y los tiraron al piso para una revisión y pretendieron llevarse a dos policías municipales por indicarles que
invadían otro estado.
En el lugar golpearon a un parroquiano, lo azotaron contra la pared, despojaron de una lámpara led y objetos personales al arrinconarlo en una esquina de la cantina La Lomita… “Ellos son de Veracruz no tienen nada que hacer en Oaxaca, si quieren controlar su zona que lo hagan, pero aquí no es Veracruz”, alegaron
inconformes.
Policías estatales de Veracruz a bordo de cuatro patrullas pretendieron aplicar su ley y llevarse detenidos a los policías municipales, a quienes trataron de someterlos a punta de golpes, pero fueron acorralados por gendarmes de Oaxaca, que llegaron en su rescate.
Los gendarmes de Oaxaca encararon a la policía de Veracruz, cortaron cartucho y amenazaron con disparar si no entregaban a los elementos y personas que llevaban detenidas… “Veníamos dos en la patrulla y su molestia fue que les indicamos que ahí ya no era Veracruz sino Oaxaca y de volada, trataron de esposarnos y forcejearon con nosotros. Nos golpearon para someternos”, manifestaron los gendarmes.
El incidente ocurrió a las 16:40 horas de ayer cuando personal de la Fuerza Civil y de Seguridad Pública revisaron una camioneta en el lindero de Veracruz y Oaxaca e hicieron operativo al bar La Lomita por la calle Jiquilpan de Cosolapa.
Algunos clientes fueron recargados a la pared y otros tirados al piso para una revisión, los golpearon e interrogaron sobre su estancia en el lugar.
Uno de los clientes trató de defenderse, argumentando que ellos no tenían ninguna autoridad en Oaxaca, lo golpearon, azotaron a la pared y despojaron de algunas de sus pertenencias.
Policías municipales que se encontraban en recorrido de vigilancia indicaron que estaban invadiendo jurisdicción, ya que el territorio donde se encontraban en operativo era Oaxaca.
Los dos gendarmes fueron golpeados, forcejearon con ellos para esposarlos y subirlos a la patrulla.
Por radio, los elementos reportaron el problema que prevalecía y sobre la incursión de la Fuerza Civil a Oaxaca y desataron una fuerte movilización de sus compañeros, quienes rodearon la zona y armas en alto, encararon a la policía veracruzana.Ante la negativa de soltar a los elementos, algunos policías estatales, trataron de minimizar a la Policía de Oaxaca, indicándoles que eran municipales y se los llevarían, pero desistieron al verse acorralados y el apoyo llegó cortando cartucho para algún posible enfrentamiento.
El mando de la Fuerza Civil habló con el director de la Policía Municipal de Cosolapa, a quien indicó que se trataba de un error, ya que consideraban que el sitio donde entraron era Veracruz.
Con el objetivo de evitar posibles desapariciones de personas, policías preventivos exigieron la entrega de las personas que sacaron de la cantina, ya que si incurrieron en alguna falta administrativa ellos la aplicarían no Veracruz.