• Previo al debate final
  • Para evitar la cacofonía del primer debate televisado, la CPD decidió silenciar los micrófonos de los dos candidatos cuando no tengan la palabra.

Washington.-El presidente, Donald Trump, aumentó ayer sus ataques contra la integridad de su rival demócrata, Joe Biden, antes del decisivo debate final televisado entre ambos previo a las elecciones del 3 de noviembre.
Centró su objetivo en los negocios del hijo de Biden, Hunter Biden, en Ucrania y China, cuando su padre era vicepresidente de Barack Obama, en el período 2009-2017.
“Se trata de un caso de corrupción importante”, dijo Trump ayer a Fox News. Añadió que el fiscal general, Bill Barr, debería iniciar una investigación al respecto, a fin de deslindar responsabilidades.
“Esto tiene que saberse antes de las elecciones que llevaremos a cabo”, dijo el presidente republicano.
Trump insiste desde hace varias semanas, sin pruebas concretas que lo sustenten, que la familia Biden es una “empresa criminal”.
El último debate entre los dos candidatos septuagenarios, que tendrá lugar mañana en Nashville, Tennessee, promete ser tenso, después de un primer cara a cara particularmente caótico plagado de interrupciones y golpes bajos.