REGIÓN.- Luego de días de angustia, la espera terminó y Valeria Junuet Vázquez Rico regresó a casa sana y salva, al ser liberada por sus captores en el municipio de Aquila, más tarde, la menor de 10 años compareció ante la Fiscalía General del Estado para hablar de lo ocurrido y también para realizarle exámenes médicos que avalen su salud física.

Valeria solamente presentó algunas lesiones debido a que sus captores la tenían amordazada, afortunadamente la pequeña no recibió algún otro tipo de abuso de acuerdo a los resultados médicos posteriores.

El padre de la menor Jonathan “N”, señaló que su hija está bien, agradece a las autoridades ministeriales y estatales por el trabajo oportuno y no dejarlo solo durante la pesadilla que vivió con la privación ilegal de la libertad de su hija.

Se conoció que hubo una llamada para que identificaran a la pequeña, desde el Palacio Municipal de Aquila en donde la tía de Valeria habló con ésta para cerciorarse de que se trataba de su familiar desaparecida.

De inmediato,  autoridades ministeriales junto con familiares de la menor se trasladaron para asegurar a Valeria y llevarla a la Fiscalía General del Estado. Estos hechos demuestran que los operativos de la Policía de Orizaba no sirvieron y fue sacada de Orizaba.

En tanto, autoridades correspondientes continuarán con las indagaciones para dar con los responsables de la privación ilegal de la libertad de Valeria, aunque el padre de ésta haya otorgado el perdón absoluto, pues aseguro que con nada paga el volver a tener a su hija.

Trascendió que elementos de diversas corporaciones de Seguridad encabezaron el operativo en la región, intensificando la investigación en las llamadas de los plagiarios con familiares de la víctima, además de los puntos de geolocalización, para ubicarla cerca de Aquila, donde fue abandonada minutos antes por los secuestradores que lograron darse a la fuga.