CDMX.- Tanto se ha dicho que las finanzas públicas del estado van bien que hasta nos la estábamos creyendo, pero el informe que da a conocer el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, es para preocuparse ya que ubica al estado en el quinto lugar de entidades con mayor cantidad de deuda con un total de 40 mil 467 millones.

Los estados que ocupan los cuatro primeros lugares son: la Ciudad de México con más de 90 mil millones; le sigue el estado de México con más de 54 mil millones; luego Nuevo León con más de 51 mil millones; Chihuahua con más de 50 mil y enseguida Veracruz con el monto antes mencionado.

Esta pésima noticia nos lleva a plantearnos la interrogante ¿para hacer frente a los compromisos que el estado tiene, los ingresos que le quedan libres a Veracruz, que son del orden de los 54 mil millones?. El resto del presupuesto estatal está comprometido para pago de la deuda, créditos y pagos programados a proveedores.

El CEFP, que es un centro cuyos datos los obtiene de la Secretaría de Hacienda, define los adeudos de los cinco estados como “deuda sostenible” para que no es escuche muy fuerte el término, lo cierto es que hay razón para tratar con ese término la deuda toda vez que si será sostenible pero con los impuestos de los veracruzanos. El estado adquiere préstamos para que los paguen los ciudadanos, ya sea de sus impuestos o de los presupuestos que la federación manda para la realización de obra pública y gasto social, de lo que vamos a padecer por falta de liquidez.