Roberto Valerde Garcia
El Buen Tono

Córdoba, Ver.- Los abusos por parte de los agentes de Tránsito Municipal en la ciudad de Córdoba están a la orden del día.
Los automovilistas, locales y los visitantes, un día sí y otro también, tienen que soportar los atropellos que cometen los pseudo “servidores públicos”, amparados en una placa, en una cámara personal fijada al pecho con la que toman imágenes y video, tratando de intimidar a quien se deja.
Ahora resulta que como “Juan por su casa” se meten en propiedad privada para saciar “su hambre” de levantar infracciones y cumplir la cuota del día.

El oficial José Rufino Reyes Sánchez, que aparece en las imágenes, ilegalmente, se metió al estacionamiento de Coppel en la Calle 11 y avenida 11 de Córdoba, para infracciones a un taxista que cruzó una avenida con semáforos en amarillo.
La Ley dice que sólo pueden entrar a un espacio privado con autorización expresa y para librarse del problema el empleado municipal le pidió permiso al elemento del IPAX que cuida la entrada, quienes le dijeron que no tenía autorizado entrar.

Aplaudo el cumplimiento de su deber para hacer que se respete el reglamento, pero repruebo, condeno y denuncio el “allanamiento de morada”, que es un delito, además del delito de amenazas, que también cometió al tomarle fotografías a este periodista, no obstante haberme identificado con él.

Lo hago responsable de cualquier situación de riesgo que pueda sufrir quien esto escribe o cualquier miembro de su familia.
Así las cosas en Córdoba, quienes están obligados a respetar la Ley, “se limpian el cu…erpo con ella”. ¡Que tristeza, los ciudadanos, atropellados, embestidos por Tránsito!.