El tifón generó grandes olas cuando mientras se aproximaba a la costa.

Lluvias torrenciales y tornados están sacudiendo largos territorios en Japón, en lo que se estima la peor tormenta en 60 años.

El ojo del tifón Hagibis tocó tierra alrededor de las siete de la tarde hora local en la península Izu, al sureste de Tokio, con vientos de hasta 225 kilómetros por hora.

De forma urgente, se ha pedido a más de siete millones de personas que dejen sus casas por riesgo de inundaciones severas y las advertencias de desprendimientos de tierra.