Madrid.- La capital española vivió ayer una nueva jornada de huelga en el transporte público, con paros en el Metro y la red de autobuses, lo que ha generado aglomeraciones en las estaciones y paradas, y retrasos en los servicios mínimos.

La protesta de los trabajadores del sector inició en septiembre pasado contra el plan de ajuste económico del gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid, que entre otras medidas les eliminó el pago extra que contemplaba su convenio colectivo de trabajo.

La dirección del Metro de Madrid estimó que la huelga de 24 horas de ayer viernes ha tenido un seguimiento del 46 por ciento de la plantilla, mientras los sindicatos aseguran que es del 96 por ciento.

Los servicios mínimos en el Metro son del 37 por ciento, y eso ha generado aglomeraciones en las horas pico, como la matutina en que se reportaron estaciones y vagones llenos.

Los trabajadores se concentraron a primera hora de ayer viernes en algunas estaciones del centro de la ciudad, como Sol o Atocha Renfe, para protestar y entregar panfletos a los usuarios, sin que se reportaran mayores incidentes.

La protesta del Metro continuará hoy sábado con servicios mínimos del 80 por ciento en las horas de la Cabalgata de los Reyes Magos, por la tarde y noche.

Agencias