in

1917.- El regreso del pasado, inicio del nuevo sexenio 2012-2018

INE

El pasado domingo 6 de enero del 2013,  se conmemoró el 98 aniversario de la proclamación de la Ley Agraria por el encargado del Poder Ejecutivo Federal, don Venustiano Carranza, presidente constitucional del 1 de mayo de 1917. El revolucionario más juarista de la Revolución Mexicana; sus gobiernos hasta 2000, hicieron de dicha promulgación el ritual del inicio del año civil. Para el caso del Estado de Veracruz, quien en tiempo de elegir al gobernador, la seña fue quien acompañe al Presidente en turno, era el próximo candidato a la gubernatura y electo gobernador constitucional. Cabe señalar que fue una de las banderas roba al Zapatismo, la revolución  más antigua que hay en México, la lucha de los indígenas despojados de sus tierra desde el periodo colonial. Si bien es cierto de Madero pacto con Zapata, durante el proceso electoral, y Madero  ya como presidente constitucional de México, no cumplió con su palabra de dar las tierras a los indígenas y campesinos del Estado de Morelos. Emiliano Zapata, tiene que romper con Madero, es orillado a proclamar su Plan de Ayala de 1911, “La tierra es para quien la trabaja”

Los gobiernos de la nación, han hecho todo un ritual para conmemorar la entrega de las tierras a los mexicanos del siglo XX, conjuntamente con los gobiernos del Estado de Veracruz, en acuerdo con el PNR, PRM y PRI, como también el sector agrario del instituto político, la Conferencian Nacional Campesina, y sus miles  de organizaciones agrarias de filiación priistas movilizaron a miles de campesinos para celebrar la victoria de la Revolución Mexicana de dotar de tierras. El pasado domingo 6 de enero del presente año, se movilizaron 10 mil campesinos de todo el país, porque después los dos sexenio de Acción Nacional que rompieron con ese rito, hay que recordar que también Carlos Salinas de Gortari, no asistió el 6 de enero  por varios ocasiones, justamente en el salinato 1988-1994, cuando se dieron cuenta que la tierra en México se había acabado, y por eso se reformó constitucionalmente el ejido, una verdad que la Revolución priista del campo había terminado, y que los campesinos siempre ha sido la reserva electoral del PRI y las demás fuerzas políticas del país. La reforma del ejido obligó a miles de campesinos a vender sus tierras a los mejores postores: el campo de abandono totalmente ya en los gobiernos de la Revolución Mexicana, ahí encontramos unos  de los grandes problemas, el surgimiento del narcotráfico, en el campo mexicano, con el amparo de los gobiernos, ya desde tiempo del Presidente José López Portillo. El espectáculo  del acto agrario en el Puerto de Veracruz, al recibir al Presidente Enrique Peña Nieto, que fue recibido con las porras “si se pudo” en referencia de la recuperación de la Presidencia de la República, espero que Peña  Nieto, no le crea a sus correligionarios veracruzanos priistas que le engañaron con la aportación de votos, los veracruzanos le votaron a los candidatos presidenciales de Acción Nacional y de la Revolución Democrática, por más gritos que diera el ciudadano Gobernador de Veracruz.

Como miles las interrogantes de los discurso triunfalistas para el campo nacional y en particular del veracruzano, cuando sabemos que los campesinos hoy están ya en las ciudades, que prefieren dejar echar a perder la cosecha por los bajos precios; que los jefes del narcotráfico son los únicos empleadores para los campesinos, con excelentes salarios; y del campo comemos todos los mexicanos.  El nuevo sexenio toda una imprenta del salinito, y Carlos Salinas de Gortari, tuvo una evocación al régimen de Porfirio Díaz, quien gobernó a México desde 1876 a 1911. 

ElBuenTono AmoramarMx Superiberia

La realidad

Baja California 1989-2013: ¿el fin del ciclo panista?