Millones de votantes estadunidenses salieron este martes a las casillas para decidir el futuro de su país en las urnas entre Donald Trump y Joe Biden.

Sin embargo, ante la crisis por el coronavirus y los millones de votantes que se esperan el proceso de conteo de votos podría tardar más de lo esperado, incluso se habla de 24 horas para conocer al próximo inquilino de la Casa Blanca por cuatro años.

Y es que el problema radica en que Estados Unidos es un país con seis husos horarios, lo que dificulta en cierta medida un rápido conteo y que los datos comiencen a fluir lentamente.