ORIZABA.- El delegado de la Coordinadora de Deudores de la Banca, Othón Ramírez López, informó que las instituciones bancarias, financieras e incluso los agiotistas no puede amenazar ni hostigar a los deudores pues constituye un delito y pueden recurrir a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) o interponer su denuncia ante la Fiscalía.

Dijo que “es lógico que las empresas deseen cobrar los adeudos pendientes por clientes en mora, pero aunque una persona no haya pagado nadie puede entrar a su casa a quitarle ningún bien aún así lo deba”.

Detalló que antes de que pueda ocurrir, primero se tiene que pasar por un procedimiento donde fue emplazado a juicio, donde fue oído y vencido, pero no es tan fácil que alguien pueda ir y quitarle su casa ni ninguna otra posesión.