Superiberia

Virginia.- Luego de la detención de Emma Coronel, la Oficina Federal de Investigaciones estadounidense (FBI, por sus siglas en inglés) dio a conocer que se le acusa por ser la “representante” de Joaquín “El Chapo” Guzmán al frente del Cártel de Sinaloa.

McGuire precisó que la investigación fue realizada entre 2012 y 2014, cuando Joaquín Guzmán fue uno de los objetivos prioritarios del gobierno federal en la lucha contra el narcotráfico.

Por medio de un documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos se explica que en febrero de 2014, Coronel continuó entregando mensajes que recibió de Guzmán durante sus visitas a la prisión, que no fueron monitoreadas por las autoridades mexicanas.

Tras las acusaciones, la esposa del narcotraficante será presentada ante una Corte de Distrito para el Distrito de Columbia donde es requerida por cargos de narcotráfico.

En cuanto a las investigaciones de Eric S. McGuire también se agrega que Coronel visitó a Guzmán en la prisión del Altiplano en múltiples ocasiones tras su detención el 22 de febrero de 2014 y le envió una carta con las operaciones del Cártel de Sinaloa.

Luego de una de las visitas al Altiplano, Emma Coronel se comunicó con un exintegrante del Cártel, actualmente testigo colaborador de Estados Unidos, para solicitar su ayuda y concretar la fuga de Guzmán de Altiplano.

Del operativo de fuga, a través de un túnel subterráneo y ejecutado en el año 2015, también supieron los hijos del líder del Cártel, Iván, Alfredo, Ovidio y Joaquín quienes recibieron instrucciones de Emma Coronel para participar en el plan de escape.

Vecino