Córdoba.- La asignación de espacios para la venta de globos dentro del parque 21 de Mayo, tras su remodelación, ha generado conflictos y corrupción entre comerciantes e inspectores del área de Comercio municipal.

Tras una rencilla suscitada entre Hortensia Martínez Hernández, comerciante  del lugar con los inspectores de Comercio, al que señalaron como “Víctor” saliera a   relucir que el empleado municipal recibe pagos discrecionales por parte de José Luis Martínez, quien también se desempeña como vendedor a fin de verse beneficiado en la instalación de su puesto.

Martínez Hernández, detalló que el conflicto entre ambos comerciantes, se presentó luego de que José Luis Martínez efectuara un pago al empleado municipal, para  que éste pueda instalarse en el lugar que mejor le convenga, ocupando un mayor espacio del que les fuera asignando.

Ante esto, indicó que pese que existen diversos inspectores de Comercio, sólo se ha presentado esta serie de malestares con el empleado municipal señalado, tras no desempeñar sus funciones de forma equitativa, afectando sólo aquellos que no tienen un lazo de amistad con él.

Por su parte, aunque el empleado municipal reconoció tener lazos amistosos con  José Luis Martínez, negó recibir algún tipo de pago por parte del comerciante, sin embargo, durante  el  momento  de la rencilla en la cual se presentaron una serie de palabras altisonantes entre los afectados, fuera el propio inspector quien ante el cuestionamiento de que si  recibía pagos discrecionales, respondiera “ a lo mejor si me da y más que tú”.

Además y luego de las insistencias de que el empleado se encuentra  a la disposición del comerciante José Luis, éste reconoció que antes de que se presentara en el lugar generando el conflicto con  Martínez Hernández había sostenido una plática en “privado” con el comerciante.

Al percatarse el inspector de Comercio de la presencian de los medios de comunicación en el lugar, sólo se limitó a negar los señalamientos en su contra, sin embargo, éstas ya habían sido grabadas.

Aunque después intentó realizar sus labores de forma rutinaria, la comerciante enfatizó en el hecho de que esta situación se presenta diariamente.

Cabe hacer mención, que cada uno de estos comerciantes realizan un pago al Ayuntamiento por uso de piso de 78 pesos mensuales, dándoles derecho a instalarse en esta plaza, en zonas que no obstaculicen el paso de los visitantes. 

 

Yessica Martínez A.

El Buen Tono