Investigadores del Tec de Monterrey y del departamento de Ingeniería Biomédica del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Subirán” adaptaron máscaras para buceo para el personal médico. La idea surgió ante la escasez de equipo médico y cubrebocas N95 para enfrentar la COVID-19.

El sistema está compuesto por una máscara de buceo y un adaptador con filtro que protege la cara y además es esterilizable. Asimismo, está diseñada para minimizar la humedad del visor y evitar que se empañe.

“Estas mascarillas te cubren la cara por completo y nosotros generamos un adaptador que permite que se le coloque un filtro que brinda protección ante la entrada y salida de patógenos”, dijo Mariel Alfaro, profesor de la Escuela de Ingeniería y Ciencias del Tec.