Canadá administró sus primeras dosis de la vacuna para la COVID-19 el lunes, convirtiéndose en uno de los primeros países en hacerlo en el esfuerzo global contra la pandemia de coronavirus.

Cinco trabajadores de salud en Ontario estuvieron entre los primeros canadienses en recibir la vacuna en un hospital en Toronto.

Anita Quidangen, una trabajadora de apoyo personal que trabajó durante la pandemia en el hogar de ancianos Rekai Center en Toronto, recibió la primera dosis en Ontario.