Superiberia

Río Blanco.- Con el conflicto y cierre de los campos Cidosa, son afectados al menos 350 deportistas que no tienen a donde ir a realizar actividad física; una opción es el Estadio Azul, pero el Ayuntamiento les cobra de 15 a 20 pesos para ingresar.

Se trata de integrantes de equipos de diversas categorías de fútbol, béisbol, jugadores de frontón y personas que acostumbraban ir a correr o trotar, que desde junio pasado cuando se formalizó la donación de una parte de la unidad deportiva para la construcción de la Universidad del Bienestar, no tienen acceso a las instalaciones.

En representación de seis equipos infatiles y femeniles, Josefina Domínguez, lamentó que independientemente de la pandemia del Covid-19, las autoridades son responsables de que las actuvidades deportivas estén suspendidas en el municipio, pese a que son parte del desarrollo integral de niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad.

Señaló que ante el cierre de los campos Cidosa, algunos deportistas acuden a las canchas ubicadas atrás del parque central pero están en abandono y solo les permiten permanecer por lapsos de hora y media; acudir al Estadio Azul tiene costo y los padres de familia con más de un hijo no lo puede solventar.

Agregó que al igual que integrantes del Comité Pro Defensa de los campos Cidosa, están en la espera de que por la vía legal se resuelva el conflicto del espacio deportivo, y que la universidad se construya en otro lugar del municipio.

Vecino