ORIZABA.- Con la asistencia de un 30 por ciento de su feligresía, un total de 70 iglesias evangélicas de la región aperturaron sus puertas para continuar con la realización de sus cultos, dijo el pastor Carlos Hernández Aburto.

Luego de la reunión que sostuvieron con autoridades municipales hace unos días, las iglesias están operando a puerta cerrada guardando los protocolos correspondientes de la Sana Distancia, además de que al ingreso los asistentes utilizan las medidas sanitarias, como el uso del gel antibacterial y el cubrebocas, que es un requisito indispensable.

Comentó que siguen haciendo uso de redes sociales para llevar a cabo  las reuniones de evangelización, en lugar de visitar a la ciudadanía de casa en casa y exponerse ambas partes.

Por otra parte, dijo que en este momento la agrupación no tiene personas que estén comprobados de COVID-19, sólo hay casos sospechosos como en toda la ciudad, pero no tienen ningún confirmado de la agrupación y mucho menos pastores.

Comentó que algunos están agripados y mientras no se sometan a la prueba no se puede decir que están contagiados, “estamos viviendo una etapa ahora de mucha gripe, de mucho resfriado y no podemos pensar que tienen COVID-19, en general la Iglesia se ha mantenido en una etapa de mucha gracia delante de Dios, porque no hemos tenido por lo menos en nuestras iglesias, casos comprobados”.