Totutla.- Habitantes llevan 23 días sin agua potable, debido a que la alcaldesa, Mayra Paredes, está más interesada en promover su imagen en redes sociales que en resolver los problemas que aquejan a los ciudadanos, denunciaron afectados con el problema.
Añadieron que la falta del vital líquido provocó que aumentaran las enfermedades gastrointestinales, pues no pueden ni siquiera lavar los alimentos que consumen.
Lo anterior mantiene molestos a los pobladores, sobre todo porque la presidenta municipal presumió en su momento que Tirzo Fernández y su esposa donarían un afluente, pero nunca informó qué ocurrió con dicha gestión, refirieron las fuentes.
Para afrontar el problema, los pobladores han tenido que comprar pipas de agua, que les cobran en promedio 150 pesos, aunque no todos tienen los recursos para rentar una y deben de acarrear el vital líquido de los ríos y pozos que aún quedan.
“En plena contingencia la alcaldesa manda a vocear que nos lavemos las manos, que haya higiene, pero no hay agua para hacerlo y es lo último que le importa, está más interesada en subir sus videos de comida y en sus lujosas propiedades, que en escuchar a su pueblo”, denunció uno de los afectados.
Otros pobladores alertaron que al no poder lavar adecuadamente frutas, verduras y demás comestibles, así como los utensilios de cocina, la gente ya empezó a enfermarse del estómago, situación que prevalece en las comunidades, principalmente