Orizaba.- A través de redes sociales alertan a la población de una nueva forma de robo que sucede en los almacenes comerciales, es decir, distraen al padre de familia mientras otra persona roba su cartera. 

Una de las víctimas, Jorge Macías, detalló que al acudir a un supermercado en la plaza de la Avenida “Cri-Crí” conocida como Circunvalación, fue abordado por una mujer de baja estatura, aparentemente lesionada de un brazo y quien le pidió ayuda para que le alcanzara un producto.

Amablemente aceptó, pues consideró que era correcto, “no se me quitaba nada, soy más o menos alto (…) se la bajé; mientras un tipo, un chamaco, golpeó a mi esposa accidentalmente con su carrito”.

Siguió el relató: “con esa estrategia me distrajeron, mientras, le quitaron su cartera a mi esposa que tenía 2 mil pesos”, se dijo asombrado que ocurra en Orizaba, “un lugar que se supone es tranquilo ¿y están haciendo esto? Mucho ojo, porque me pidieron el favor dos personas diferentes ¡oye, por favor, échame la mano!”.

“Yo creo que me querían sacar mi cartera, pero como traía un pantalón vaquero ajustado se fregaron, porque no pudieron hacer nada; sin embargo, a mi esposa con el golpecito del carro hasta la hicieron enojar y era para quitarle la cartera”.

Agregó que había otra persona en una silla de ruedas con un paquete de alimento para perros que impedía el paso, “yo creo que ya tenían su estrategia y el carrito tenía el propósito de cerrar el paso, en un momento dado que nos diéramos cuenta del robo y los rateros ya tienen todo bien calculado”.

Además, un exguardia de seguridad dijo: “a una señora le robaron el dinero de su bolsa sólo con chocar el carrito, aunque la apoyaron con las cámaras para identificar a los rateros cuando se dio cuenta, ya se habían ido”.