Alfonso Romo se despide de la jefatura de la Oficina de Presidencia porque terminó el plazo convenido con el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Seguirá como enlace del mandatario federal con el sector privado, pero ya no como parte del gabinete.

En su cuenta de Twitter el Presidente de México aseguró que el empresario “fue funcionario público solo por tratarse de nosotros. Convenimos que estaría 2 años y se cumplió el plazo”.

“Poncho está más en mi visión de que lo importante no es el cargo, sino el encargo. Él me ha ayudado y me seguirá ayudando. Es un hombre independiente, honesto, comprometido con las causas justas y además es mi amigo”, escribió el mandatario. Aseguró que no olvidará que fue el primer empresario en adherirse al movimiento de transformación.