El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que a dos años de su gobierno en el país no hay una oposición muy fuerte, aunque sí legítima por expresar el desacuerdo con su proyecto de nación.

Durante la conferencia matutina de este miércoles, el presidente de la república aseguró que es un hombre acostumbrado a las críticas de sus adversarios, pero no a los chantajes por lo que invitó una vez más a los gobernadores aliancistas a presentar una propuesta de cambio a la ley federal de coordinación fiscal si es que no están conformes con la distribución de las participaciones federales que reciben.