El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene un plan para Petróleos Mexicanos (Pemex) basada en la creación de una empresa que le venda gasolina elaborada con crudo superligero. Requerirá la inversión privada, pero sería nacional y con participación mayoritaria de la petrolera estatal.

El Jefe del Ejecutivo explicó que la compañía mexicana traería al país esta materia prima para convertirlo en gasolinas y venderlo exclusivamente a la empresa productiva del Estado.

“Esta empresa de mexicanos ofrece tener petróleo ligero, traerlo al istmo -por eso también nos importa mucho todo el desarrollo del istmo- y ahí poner estas plantas y hacer una sociedad con Pemex. Y estamos nosotros de acuerdo, siempre y cuando Pemex tenga mayor número de acciones, sea empresa mayoritaria”, adelantó este miércoles el Presidente.