Washington.-El presidente Donald Trump anunció amplias restricciones en Estados Unidos contra las redes sociales chinas TikTok y WeChat, una decisión que provocó este viernes la reacción de Pekín y una amenaza de acciones legales por una de las empresas afectadas.

Mediante un decreto, que entra en vigor en 45 días, Trump prohíbe toda transacción en Estados Unidos con las empresas dueñas de la aplicación para compartir videos TikTok y la de mensajería WeChat.

Trump argumentó cuestiones de seguridad nacional para justificar su decisión contra ByTendance (dueña de TikTok) y Tencent, una de las líderes de la industria de videojuegos y que es también una de las compañías más ricas del mundo.

La medida aumenta la presión sobre ByteDance para que concluya negociaciones para vender la plataforma de videos cortos a Microsoft, y crea otro nuevo frente en la confrontación de la Casa Blanca con Pekín.

El lunes, el mandatario estadounidense aceptó la posibilidad de que un grupo estadounidense compre TikTok, pero antes del 15 de septiembre, so pena de prohibir la plataforma.

El decreto presidencial evoca una amenaza a la “seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos” para justificar la decisión.

TikTok automáticamente captura amplias franjas de información de sus usuarios, incluyendo información como ubicación, e historias de visitas y de búsquedas en internet”, afirmar el texto.

China reaccionó este viernes denunciando “una manipulación y una represión políticas arbitrarias” de Estados Unidos, según el portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Wang Wengbin.

El vocero acusó a Washington de “superponer intereses egoístas por encima de los principios del mercado y de la normativa internacional”.

Usuarios de la red social Weibo, un equivalente chino a Twitter, lamentaron la medida tomada contra WeChat.