Córdoba.- Guillermo Rivas Díaz, el nuevo alcalde cordobés, dijo estar acostumbrado a trabajar con los equipos que encuentra, y que el único cambio que puede ver hasta el momento, es la salida de Portilla, así como la renuncia del Tesorero municipal, Martín Becerra, que será analizada por el Cabildo, hoy a las 11 de la mañana.

“Yo me voy a apoyar en el Cabildo y demás personal del Ayuntamiento, (…) existe gente valiosa y con mucha experiencia para una mejor gobernabilidad, trataré de dejar huella de mi gestión”, dijo.

Rivas Díaz comentó que hará frente a una serie de situaciones como lo es el periodo electoral, donde se tendrá que guardar silencio, además enfatizó que hay muchas cosas que hacer, pero faltarán recursos y tiempo.

Insistió que trabajará con el 99 por ciento de la plantilla laboral; sin embargo, reconoció que parte del personal tiene proyectos personales relacionados con la política y en su momento se lo harán saber.

Con respecto a que si su esposa quedará al frente del DIF municipal, dijo que es un tema que aún tiene pendiente, y será una decisión que deberán tomar juntos.

 

Ricardo Jácome 

Zavaleta

El Buen Tono