Sao Paolo.- “A las ciudades de Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte y Fortaleza, que ya habían sido confirmadas para la Copa Confederaciones Brasil 2013, la FIFA agrego los nombres de Recife y Salvador, que estaban en duda por los atrasos en  sus estadios”, dijo en rueda de prensa el Presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol , José María Marín.

“En algunos casos, el cronograma es apretado, pero pusimos en la balanza la importancia de la Copa Confederaciones para la economía local y como prueba para el Mundial (de 2014)”, manifestó Marín en el acto, celebrado en el Museo del Futbol en Sao Paulo.

La Copa Confederaciones, que se jugará del 15 al 30 de junio de 2013, le servirá a Brasil como prueba para la organización del próximo Mundial de futbol.

En la Confederaciones participarán Brasil como anfitrión, España en calidad de Campeón del mundo y los campeones continentales Uruguay, México, Japón, Tahití, Italia (como subcampeón de Europa) y el vencedor de la Copa África que se jugará entre los próximos enero y febrero.

La FIFA anunció además que para la Copa Confederaciones se pondrán a la venta 830 mil ingresos para los 16 partidos con precios que van de los 28.50 a los 418 reales (de los 14 a los 207 dólares). Los precios se dividieron en categorías de uno a cuatro, el uno es el más caro y el cuatro el más barato.

                  AGENCIA