Cuichapa.- Decenas de personas se abastecieron ayer del acumulamiento de combustible que se originó en un espacio a orillas del río Blanco, derivado de una fuga de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) llenaron galones desde cinco litros hasta tambos de mayor capacidad de almacenamiento.

Sobre los dos costados de la carretera Cuichapa-Omealca, antes de llegar a la desviación de Xúchiles y La Laja, se estacionaron varios vehículos, entre ellos hasta taxis de Córdoba, cuyos ocupantes bajaban galones para llenarlos, aprovechando la ocasión.

El flujo vehicular se vio interrumpido porque la carretera, que es de dos carriles se obstaculizó debido a que había unidades estacionadas en las laterales, mientras que apenas si podía pasar un vehículo en medio de las filas de los que estaban aparcados.

El olor a combustible era fuerte, pero las personas trataban de almacenar lo más que podían para ahorrarse recursos, algunas amas de casa que acompañaron a sus esposos dieron muestra de irresponsabilidad, pues llevaban niños que respiraron la contaminación.

Los ciudadanos no tenían miedo, puesto que decían que el ducto de Petróleos se encuentra entre los 600 metros a un  kilómetro de distancia, por lo que el combustible que almacenaban no les representaba un peligro pese a que es altamente flamable.