Orizaba. – En estos momento arribó el obispo de la diócesis de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino a la catedral de San Miguel Arcángel, en unos minutos más iniciará la misa en honor al Santo Patrono.
Mientras afuera, se concentran unas 500 o 600 personas, quienes recibieron la bendición del santísimo de manos de Monseñor, las mismas no podrán entrar debido a que ya se rebaso la capacidad del 35 por ciento, permitida por las autoridades de la Secretaría de Salud, para evitar los contagios del SARS-CoV-2.