Flavia estaba entrevistando a un chofer del transporte público sobre el coronavirus cuando, repentinamente, uno de los pasajeros se percata que la mujer tiene guardado el teléfono celular en el bolsillo trasero, se levanta de su asiento, mete la mano en la bolsa del pantalón de la mujer y sale corriendo.

De inmediato la reportera se da cuenta de los hechos y alerta al camarógrafo que la acompaña, sin embargo, pese a un breve intento por alcanzar al ladrón, al final termina perdiéndose en la oscuridad de la noche.